Hibernales, “Tu casa, mi casa”

Formatos disponibles: CD, vinilo 12″ y mp3 (320kbps)

6.00 15.00 

Limpiar
SKU: N/D Categorías: , , ,

Descripción

Lo primero que vas a leer sobre Tu casa, mi casa es que se trata de un disco grabado y mezclado en una habitación de invitados de un piso de la calle Olzinelles de Barcelona, donde Eloy Bernal (también en Neleonard, Gúdar…) ha creado, bajo la cama elevada en la que sueñan sus huéspedes, un huerto de sintetizadores, moduladores, amplificadores, pedales, cables, transformadores y micros. Se trata de un huerto cultivado con esmero por él y su hermana Elisa. De ese huerto nació Un corazón con pelos (Fonográfica Ayora/El Genio Equivocado) y, más recientemente, este Tu casa, mi casa. El invitado más habitual de tan peculiar aposento no tiene extremidades ni cabeza que reposar en la almohada, se propaga por ondas y ha dejado escrito un nuevo capítulo de su vida en el disco que aquí se nos presenta.

No encontraréis en Tu casa, mi casa canciones sobre rupturas, desdichas o pasiones desbordadas; sus catorce cortes se alimentan de un amor longevo  y jugoso, caldeado a fuego lento en lugares poco comunes. Imágenes y recuerdos del pasado y arreglos y texturas del futuro son la escenografía y el texto que Eloy elabora para que la voz de Elisa se ponga en escena y nos abra la puerta a tu, mi, su, nuestra casa. Nada más entrar, Tu casa es mi casa nos descalza, nos sienta en el sofá y nos arropa los pies bajo la promesa de llevarnos Derechos al Amor, corte en el que los de Esplugues ya han desplegado todos los juguetes musicales heredados de Broadcast y Stereolab para anticiparnos que estamos ante un disco por todo lo alto. Luces rándom, Gente normal rara de encontrar, Quédate, La fuerza centrípeta, Si esto es guerra o Por amar lo certifican.

Como el mejor amor, Tu casa, mi casa resulta inclasificable. Bajo su evidente semblante pop, se baten las referencias musicales de toda una vida. Es sabido que Ligetty, Bartok y Low han vivido capítulos orgiástico con Dan Deacon, Animal Collective y Le Mans en la habitación de invitados que aquí nos ocupa y en este Tu casa, mi casa encontraréis pruebas que lo demuestran. Puede que lo llamen phyco-pop, popodelia o dodecapopismo (es lo de menos, que no os engañen) en realidad es un acto de amor. (texto de Javi G. Lerín)

Arte de portada a cargo de Gema Rupérez. Diseño de Guille Mendía.

 

Información adicional

Peso N/D

También te recomendamos…